Aplausos de pie y gracias totales a todos los repartidores

Quieromimoto

En medio de una crisis epidemiológica, esos repartidores que forman parte de apps como UberEats, Glovo, Rappi, entre otras, arriesgan su vida a diario y merecen un agradecimiento por tal labor.

Trabajar como repartidor nunca ha sido fácil, mucho menos es el empleo ideal para muchos de nosotros, pero quienes desempeñan esta labor se adaptan y sobreponen a los riesgos que la misma conlleva, pues les da el sustento necesario para sus hogares.

En este momento, donde la situación es bastante compleja, los repartidores se han convertido en piezas claves de la sociedad en cada rincón del mundo.

Justo ahora, si nos ponemos a pensar, más de uno dirá que es demasiado arriesgado desempeñar este trabajo, que ellos también deberían estar en sus casas como cualquier otra persona; pero estas personas, se han comprometido seriamente con la sociedad. Todos los días se exponen para brindarnos un servicio, para ofrecer lo mejor y facilitarnos un poco la vida durante el aislamiento.

Por otra parte, no debemos olvidar sus largas jornadas laborales, muchos salen al amanecer y terminan sus turnos bastante entrada la noche, y creo que no les hemos dado suficiente crédito por esto tampoco.

Como clientes muchas veces somos quisquillosos, y nadie puede decir lo contrario, deseamos cualquier cosa a cualquier hora que se nos ocurra y en muchas oportunidades no somos capaces de agradecerles o darles una buena propina.

Son quizás en este momento las personas más infravaloradas, pero ellos arriesgan su vida todos los días para poder llevar comida a su casa y a la nuestra.

Debemos tener presente que cada una de estas personas se están arriesgando por todos nosotros, y justo por eso es necesario tener empatía con quienes hoy en día debe trabajar como repartidores.

No nos aprovechemos del privilegio que representa el poder quedarse en casa, al darles un mal trato o ignorar la noble labor que desempeñan, ya que día con día se encuentran en la “primera línea de exposición”.

Vamos a ponernos la mano en el corazón y reconocer la relevancia de su labor, no sólo ahora que estamos en medio de una pandemia que podría costar sus vidas y las de sus familias, sino todos y cada uno de los días que trabajan por y para nosotros. Nunca dejemos de sonreírles y darles una palabra de aliento en cada ocasión que nos brinden sus servicios.

Esto está dedicado a cada uno de esos asombrosos trabajadores que cada día nos enorgullecen, porque contribuyen de forma positiva a nuestro país a pesar de las circunstancias, por esto y mucho más, queremos decirles con la mayor sinceridad: ¡Muchísimas gracias por lo que hacen, estamos con ustedes!

¡Nosotros los ticos somos solidarios! Recordemos eso que nos caracteriza y tratemos con la amabilidad, gratitud y empatía que merece a quienes trabajan como repartidores.

Si eres de Costa Rica y te gustan todos los temas relacionados con el mundo de las motos, haz click aquí.

Comparte articulo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email